me encuentro feliz de la vida

Alejandro como estas? Te escribo únicamente para saludarte y por otro lado para decirte que me encuentro feliz de la vida, pues llevo 6 semanas de tratamiento con Nopsor y estoy sorprendido con los resultados, ha desaparecido en un 90% de todo mi cuerpo donde tenia lesiones de psoriasis bastante avanzadas.
Yo duré 11 años padeciendo verdaderamente esta enfermedad, empecé con una lesión pequeña en el brazo derecho y por supuesto que no sabia lo que vendría después, llegue a tener un 70% de todo el cuerpo afectado por las lesiones que cada día crecían mas, y se juntaban con otras haciéndolas mas grandes y cada vez me desanimaba yo mas.
Probé con dermatólogos, medicamentos de todo, incluso hice un gran esfuerzo por ir a Cuba y probar su tratamiento, nada funcionó. Por supuesto mi vida ya no era la misma, yo no podía ya usar una camisa de manga corta porque la lesión de mi antebrazo era ya difícil de ocultar, y por supuesto la gente que no conoce nada al respecto pues lo hace a uno sentirse incomodo, y también rechazado. Mis piernas eran una verdadera plasta de escamas blancas y ni que decir de la comezón a todas horas y el famoso polvo blanco que va dejando uno en cada rascada. Dejé de jugar futbol que tanto me gustaba, pues era imposible jugar con pantalón para poder ocultar esas lesiones enormes y ser rechazado una vez más. El apoyo de mi familia fue importante en este padecimiento, pero definitivamente solo el que tiene psoriasis sabe cuanto se sufre. Esas mañanas de estrés que antes de salir a trabajar era verte en el espejo y darte cuenta de que habían crecido más, o que ya tenías una nueva en algún lado, hacían que me enojara, mi humor era distinto, si alguien me volteaba a ver en la calle normalmente, me molestaba pensar que ya me estuviera criticando etc. etc.
Hubo un momento en que me dejé solo, si… dije ya no más medicamentos, cremas, ungüentos, la voy a dejar hasta que ya no me pueda mover, se que era malo pero ya estaba completamente desanimado, nada funcionaba, si probaba algo decía: ¿para que? No va a funcionar… fueron 11 largos años de sufrir, deje de ir a la playa que tanto me gustaba, y lo que mas me dolía era tener que ver a mi hija de 2 años en la alberca, desde una silla con camisa de manga larga en un domingo soleado, y que ella me insistiera en que me metiera con ella y no poderlo hacer por la miradas de la gente, incluso conocida.

Pin It on Pinterest